Pruebas médicas

Transaminasas

Las transaminasas son unas enzimas producidas en distintas partes de nuestro organismo. Consisten en unas células cuyo análisis sanguíneo puede servir para valorar el estado del hígado.

Básicamente consisten en unas enzimas producidas en las células de distintas partes de nuestro cuerpo cuya función es la de intervenir en la producción de diferentes aminoácidos, que son pequeñas moléculas de las proteínas imprescindibles y fundamentales para el desarrollo de nuestro organismo.

Cuando nos realizamos un análisis de sangre lo más común y habitual es encontrarnos con determinados parámetros que de forma rutinaria se incluyen en la analítica, principalmente por algo fundamental: ayudan al especialista médico a descubrir acerca del estado de salud de la persona, dado que en caso de verse alterados (ya sea por encima o por debajo) pueden servir de señal acerca de determinadas enfermedades o patologías.

Un ejemplo es la creatinina, que se trata de un residuo de la masa y de la actividad muscular resultado de la degradación de la creatina, un componente de los músculos que puede ser transformada en ATP, y que es especialmente útil para monitorizar si los riñones se encuentran o no llevando a cabo su función de manera correcta. En el caso de la monitorización del funcionamiento del hígado nos encontramos con las transaminasas, unas enzimas que producen las células en diferentes partes de nuestro cuerpo, especialmente en el hígado.

¿Qué son las transaminasas?

Básicamente consisten en unas enzimas producidas en las células de distintas partes de nuestro cuerpo cuya función es la de intervenir en la producción de diferentes aminoácidos, que son pequeñas moléculas de las proteínas imprescindibles y fundamentales para el desarrollo de nuestro organismo. Las transaminasas se producen en las células pero realizan su trabajo en el interior de las células para luego ser liberadas al torrente sanguíneo cuando son destruidas. Fundamentalmente existen dos tipos de transaminasas:

  • Alanina aminotransferasa (ALT o GPT): la encontramos en el interior de las células hepáticas y ayuda a conocer información importante acerca del funcionamiento del hígado, sobre todo si una enfermedad, un proceso inflamatorio, un medicamento o cualquier otro tipo de problema se encuentra afectando a este órgano.
  • Aspartato aminotransferasa (AST o GOT): a diferencia de la ALT o GPT esta enzima no es específica como indicador de daño hepático, dado que se encuentra presente en muchos tejidos del organismo, como es el caso del corazón, los músculos, el cerebro y los riñones (además evidentemente del hígado).
  • Glutamil transpeptidasa (GGT): es una enzima que se produce en varios tejidos, sobre todo en el hígado y en la vesícula biliar.

Para qué sirve su análisis

Generalmente las transaminasas ayudan a conocer si nuestro hígado se encuentra o no sano, y si más concretamente algún determinado hábito, patología o enfermedad lo está dañando, al ser marcadores sensibles de lesión hepática.

No obstante, debemos tener en cuenta que no siempre se correlacionan con lesión hepática, puesto que también pueden aumentar por lesión o enfermedad en otros órganos de nuestro cuerpo o incluso que su elevación se produzca en caso de lesión muscular. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la aspartato aminotransferasa (AST o GOT), que también encontramos en los músculos, los riñones, el corazón o el cerebro. Sin embargo, la alanina aminotransferasa (ALT o GPT) sí la encontramos en mayor medida en el hígado, por lo que su elevación sí puede ser un indicativo de posible lesión hepática. En el caso de la Glutamil transpeptidasa (GGT) es útil para determinar si existen daños en el hígado ocasionados, por ejemplo, por el abuso de alcohol o por la ingestión de sustancias tóxicas, o para evaluar las enfermedades del hígado, de la vesícula biliar o de los diferentes conductos biliares.

Valores normales de transaminasas

Debemos tener en cuenta que los valores de transaminasas pueden variar de un laboratorio a otro, dado que algunos laboratorios pueden utilizar distintas mediciones o muestras distintas. En cualquier caso, los valores promedio son los siguientes:

  • Valores normales GOT-AST: entre 0 y 37 U/L.
  • Valores normales GPT-ALT: entre 0 y 41 U/L.
  • Valores normales GGT: entre 11 y 50 U/L.

Valores anormales de transaminasas

Los valores anormales de transaminasas en sangre pueden ser un indicativo de determinadas patologías hepáticas, de la vesícula biliar o de otros órganos de nuestro cuerpo.

Valores elevados de transaminasas

  • Niveles altos de GOT-AST: daños en el hígado (hepatitis o cirrosis), insuficiencia cardíaca, ataque al corazón, daño renal o pulmonar, mononucleosis infecciosa, consumo de determinados fármacos (antibióticos, quimioterapia, estatinas, aspirinas, narcóticos y barbitúricos), ingestión excesiva de vitamina A.
  • Niveles altos de GPT-ALT: daños en el hígado (hepatitis, cirrosis, esteatosis), mononucleosis infecciosa, envenenamiento por plomo, exposición al tetracloruro de carbono, consumo de determinados fármacos (antibióticos, quimioterapia, estatinas, aspirinas, narcóticos y barbitúricos).
  • Niveles altos de GGT: abuso de alcohol, hepatitis, necrosis hepática, tumor hepático, cirrosis, isquemia hepática, colestasis, insuficiencia cardíaca, diabetes, enfermedad del páncreas, enfermedad pulmonar o ingesta de medicamentos tóxicos para el hígado.

Add Comment

Click here to post a comment