Enfermedades

Hígado graso

El hígado graso es una patología conocida médicamente con el nombre de esteatosis hepática, la cual es considerada generalmente como una patología benigna que en contadas ocasiones puede generar en problemas más graves si no es tratada y se deja que su evolución continúe (dado que su tratamiento ayuda a revertir la enfermedad), pudiendo terminar en una cirrosis o aumentar el riesgo de sufrir un cáncer hepático.

Consiste básicamente en la acumulación en las células hepáticas de ácidos grasos y triglicéridos. Como consecuencia de ello es común que aparezcan pequeñas gotas de grasa dispersas a lo largo del tejido hepático, mientras que el hígado tiende a aumentar de tamaño.

higado-graso

No obstante, aunque desde siempre ha sido relacionada con el consumo habitual y crónico de alcohol (condición conocida con el nombre de esteatosis hepática alcohólica o simplemente como hígado graso alcohólico), dado que se encuentra presente en un 90% de individuos con alcoholismo crónico, lo cierto es que en los últimos años también se ha asociado en personas que no consumen alcohol (conocida en este caso con el nombre de esteatosis hepática no alcohólica).

Causas del hígado graso

Como ya hemos indicado brevemente en las líneas anteriores, lo cierto es que la presencia de grasa en el hígado está generalmente asociado a un consumo de alcohol habitual (sobre todo crónico). En cualquier caso, también se pueden identificar otros factores de riesgo y causas que pueden influir en su aparición. Son las siguientes:

  • Sobrepeso y obesidad: un exceso de grasa y de peso influye de forma directa en la presencia de grasa en el hígado. De hecho se estimula que en torno a un 85% de las personas con obesidad importante terminan por desarrollar hígado graso.
  • Diabetes mellitus: la diabetes es una enfermedad caracterizada por la elevación de los niveles de glucosa en la sangre, de forma que si estos niveles son mantenidos en el tiempo provocan daño en las arterias, y a largo plazo alteran determinados órganos y vasos sanguíneos. El hígado graso aparece sobre todo en personas con diabetes mellitus (también conocida como diabetes tipo II).
  • Antecedentes familiares: se presenta un riesgo mayor de hígado graso cuando familiares cercanos ya han sufrido o sufren esta patología hepática.
  • Diverticulosis: la presencia de divertículos en el intestino aumenta el riesgo de sufrir hígado graso.
  • Síndrome metabólico: se trata de un grupo de cuadros que ponen a la persona en riesgo de desarrollar tanto una enfermedad del corazón como la diabetes tipo 2 (hipertensión arterial, niveles elevados de glucosa en sangre, niveles altos de triglicéridos, bajos niveles de HDL y exceso de grasa alrededor de la cintura).
  • Hepatitis C crónica: la hepatitis C influye en un mal funcionamiento hepático, de manera que la grasa se acumula habitualmente en sus células.

causas-higado-graso

Síntomas del hígado graso

En muchos casos los síntomas que se presentan ante la presencia de un hígado graso son inespecíficos, a la par que existen muchos pacientes que no presentan síntomas. No obstante, los más habituales son los siguientes:

  • Malestar general.
  • Sensación habitual de cansancio.
  • Fatiga crónica.
  • Dolor que se sitúa en la parte superior derecha del abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Sensación de pesadez.
  • Ictericia.

Tratamiento del hígado graso

¿Sabías que en realidad no existe un tratamiento médico específico que ayude en la reversión del hígado graso? En este caso, el tratamiento básico es seguir y mantener una serie de hábitos y recomendaciones que ayuden a la hora de eliminar la grasa del hígado.

tratamiento-higado-graso

Las más útiles son las siguientes:

  • Perder peso: es lo más efectivo, sobre todo en pacientes con sobrepeso y con obesidad, dado que se asocia a la remisión de las gotas de grasa que se han formado en el hígado. Además, ayuda a normalizar los niveles de transaminasas, colesterol, triglicéridos y glucosa en la sangre. Se estimula que la pérdida mínima de peso debe rondar un 10% para que incluso se elimine completamente la grasa en el hígado. Eso sí, la pérdida de peso debe ser gradual y no rápida, puesto que en ese caso es posible que se forme más grasa en este órgano.
  • Seguir una alimentación saludable: basada especialmente en el consumo de fruta y verdura fresca, cereales integrales, legumbres, frutos secos, carnes blancas y pescados.
  • Eliminar el consumo de alcohol: es fundamental dado que el consumo de alcohol, incluso puntualmente, aumenta el riesgo de avance del hígado graso. Ante la presencia de esta patología el consumo de alcohol debe ser eliminada por completo.
  • Practicar ejercicio físico regular: es una de las recomendaciones básicas a tener en cuenta más importantes, ya que se asocia a una pérdida de peso gradual y sobre todo a mantener un estilo de vida más sano y activo. Es aconsejable realizarlo cada día durante al menos 40 minutos.

Algunos consejos naturales útiles para eliminar la grasa del hígado

Además de seguir las pautas indicadas anteriormente en el apartado relacionado con el Tratamiento para el hígado graso, lo cierto es que también es recomendado seguir algunos consejos naturales que son de grandísima ayuda:

  • Infusiones de plantas depurativas del hígado: son muy útiles consumir regularmente determinadas infusiones elaboradas con plantas beneficiosas para el hígado. Entre estas plantas destacan sobre todo la alcachofa, el diente de león y el boldo. Para elaborar la infusión solo tienes que poner en un cazo una taza de agua y llevar a ebullición, añadir una cucharadita de alguna de estas tres plantas, dejar hervir 3 minutos y luego apagar el fuego, tapar y dejar en reposo otros 3 minutos. Lo ideal es tomar hasta 3 tazas de esta infusión al día.
  • Consumir cardo mariano regularmente: además de las plantas indicadas anteriormente el cardo mariano destaca por ser una de las plantas medicinales con más beneficios para el hígado, no solo para su cuidado y depuración sino también para la protección de las células hepáticas. Esto es debido a la presencia de silimarina, que ayuda a regenerar y proteger las células del hígado.

Add Comment

Click here to post a comment